Opinión

Opinión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Narvay Quintero*

La Agrupación Herreña Independiente somos un grupo de mujeres y hombres comprometidos, unidos por unos valores y un proyecto con un fin común; el de defender, como hemos venido haciendo en estos cuarenta años, las necesidades e intereses del pueblo herreño, con voz propia y sin ataduras.

Por ello, me gustaría en estas líneas, reconocer la labor desempeñada por Belén Allende en estos años al frente de AHI y también del Cabildo insular de El Hierro, cuya gestión, sin duda alguna, ha impulsado la economía herreña y contribuido a incrementar el nivel de bienestar de los habitantes de la isla.

Quiero agradecer su dedicación y responsabilidad durante este tiempo, y, como presidente de AHI, anunciar que promoveré la celebración de una asamblea general, dando así cumplimiento a lo acordado en los últimos consejos políticos de la formación.

El objetivo de esta convocatoria será determinar, desde las bases y el diálogo, qué es lo mejor y más conveniente para el partido, siempre con el firme propósito de reencontrarnos con la sociedad herreña y lograr de nuevo la confianza de la ciudadanía.

El nombre de AHI ha aparecido en las últimas semanas asociado a términos como “crisis” o “división” y son muchos los que se han afanado en la búsqueda de culpables a la situación actual. Considero que no es el momento de señalar responsables y estoy convencido de que en las filas de esta agrupación no sobra ninguno de sus miembros. Todas y todos somos importantes, porque todos y cada uno de nosotros sumamos.

AHI nació y creció para dignificar las condiciones de vida e impulsar el desarrollo de una isla extraordinaria y que se atendieran las necesidades de sus habitantes. Se ha avanzado mucho desde entonces pero éste sigue siendo, cuatro décadas después, el pilar en el que se sustenta el partido, el nexo de los miembros que integran la Agrupación Herreña Independiente. Nos une El Hierro.

Creo firmemente en que AHI seguirá siendo la voz de la isla dentro de ésta, en Canarias, y fuera de nuestras fronteras; a través de un sólido proyecto de futuro, desde la unidad, con el mismo grado de implicación y compromiso, pero con ilusión y energía renovadas.

*Narvay Quintero.

Presidente de la Agrupación Herreña Independiente AHI. 

Muebles El Placer Pie

Opinión

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Por Narvay Quintero*

Solemos decir que Europa acaba en El Hierro. Yo, al contrario, prefiero decir que Europa empieza en El Hierro; que nuestra isla es la puerta del mayor espacio de libertad, de derechos, de tolerancia y de progreso del mundo.

Y El Hierro debe aspirar a las máximas cotas de desarrollo económico y social como parte integrante de esa superestructura, pero también del Estado español y de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Hemos avanzado mucho en las últimas décadas, pero ahora, que se acerca una cita electoral de enorme importancia, debemos hablar más de El Hierro; debemos hablar de sus problemas, pero sobre todo de propuestas para solucionarlos; debemos hablar de inquietudes, pero también de los retos que nos imponen los nuevos tiempos. 

Ahora, más que nunca, tenemos que hablar como nunca del El Hierro.

Y hablar de El Hierro es hablar en positivo. Es hablar de buscar consensos sociales desde la integración de todos los sectores y todas las sensibilidades.

Hablar de El Hierro es alentar una identidad muy definida que quiere seguir teniendo voz propia en Canarias para construir una Canarias mejor.

Mi contrato está con El Hierro, por eso quiero hablar estas dos semanas de todo lo que  nos preocupa; de todo lo que debemos mejorar.

Hablar de El Hierro es hablar de sanidad y mejorar nuestro hospital y de incrementar el número de especialistas en nuestros centros de salud.

Hablar de El Hierro es hablar de transporte y de abaratar el combustible. O de incrementar  el parque de vehículos eléctricos.

Hablar de El Hierro es hablar de educación, para mejorar la formación y apoyar más a nuestros estudiantes fuera de la Isla.

Hablar de El Hierro es hablar de economía y de reducir la base imponible para las actividades comerciales y empresariales, teniendo en cuenta la dimensión económica de la Isla.

Hablar de El Hiero es hablar de carreteras y cerrar el anillo insular. O hablar de mejoras en el tratamiento de aguas. O de la construcción del refugio pesquero de Las Puntas.,

Hablar de El Hierro es hablar de fomentar y el turismo y garantizar la pervivencia del sector primario.

Y hablar de El Hierro es hablar de más escuelas infantiles, de más centros sociosanitarios.

Hablar de El Hierro es hablar de esa Europa que empieza en Orchilla; del reconocimiento de la doble insularidad.

Somos herreños y hablamos por El Hierro.

Ni más. Ni menos.

 

*Narvay Quintero Castañeda

Candidato de la Agrupación Herreña Independiente (AHI) al Parlamento de Canarias

Opinión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Luciano Eutimio Armas

Desde los tiempos en que la compañía inglesa Hamilton estableció en el siglo XIX sus oficinas y almacén en Punta Grande para facilitar la exportación de productos agrícolas del Valle del Golfo y la importación de mercancías, el contar con un pequeño puerto un refugio de embarcaciones, es una legítima y reiterada aspiración de los vecinos de Frontera.

Las circunstancias de hoy, con la red viaria de comunicaciones interiores y el Puerto de la Estaca y el Aeropuerto para las exteriores, son muy diferentes a aquellas en que las únicas vías de comunicación del Valle con el puerto y el reto de la Isla, eran los senderos a través de los riscos de Jinama, La Peña o Sabinosa; pero la reivindicación y la necesidad de esta infraestructura portuaria es tan evidente como en aquellos años, aunque hoy se base más bien en las necesidades derivadas de una refugio para embarcaciones de pesca, deportivas o turísticas, y base para actividades acuáticas como submarinismo o excursiones marinas, así como tener un punto de salida por el mar, en caso de emergencia por crisis sísmica o de naturaleza similar.

Opinión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Luciano Eutimio Armas Morales*

Sería difícil considerar algún motivo de mayor frustración para un pueblo, que esa estructura de hormigón en medio del Valle del Golfo a la que llaman Polideportivo de Frontera, cuya andadura comenzó hace casi veintitrés años, en un municipio además que carece de las instalaciones que tendrían cabida en el edificio y su entorno.

El 25 de octubre de 1996, tiene lugar la entrega al Cabildo Insular del Proyecto denominado “Pabellón Polideportivo y Terrero” de Frontera, con un presupuesto de ejecución de 2.232.916,20€. Es el inicio de una historia interminable, que representa quizá el mayor desengaño del pueblo de Frontera.

Opinión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por José Miguel Sánchez Padrón.

El problema más importante al que se enfrenta la población de la isla de El Hierro es la despoblación por falta de oportunidades.

Para evitar la despoblación en las zonas rurales hay que reforzar tres aspectos fundamentales entre otros muchos: Formación, Inversión y Vivienda.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.