Opinión

Opinión
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por David Cabrera de León*.

Con cada día que pasa, el corazón de los herreños late con mayor intensidad. La cuenta atrás para La LXX Bajada de La Virgen de Los Reyes 2025 ya ha comenzado, y con ella, una ola de emoción y nostalgia recorre la isla y todos los rincones del mundo donde habita un herreño. 

La Bajada es una celebración donde confluyen otros muchos aspectos que sobrepasan lo estrictamente religioso, es un símbolo de nuestra esencia, un momento de unión y de reafirmación de nuestras raíces. Y ya han pasado ocho largos años desde la última vez que cumplimos con el Voto, ese que en 1741 dictaminó el pueblo que “…haya o no urgente necesidad…” cada cuatro años debiéramos trasladar a La Villa la imagen de nuestra patrona.

El año 2021 trajo consigo una esperanza truncada. La pandemia de la COVID-19 dejó su huella en todo el mundo, y La Bajada no fue la excepción. Aunque propusimos medidas excepcionales para cumplir con el voto, la celebración no se llevó a cabo, y ese mes de julio se llenó de silencio y lágrimas contenidas.

La decisión, dolorosa, se argumentó como un acto de responsabilidad y cuidado. Sin embargo, no podemos obviar la autocrítica; la propuesta de una celebración extraordinaria en 2022 fue otra oportunidad perdida. Quizás faltó voluntad, consenso o simplemente la convicción de que era posible en medio del miedo de una pandemia incierta. 

Joyeria Bazar Elvira pie

La lección aquí es clara: debemos aprender de nuestros errores, pero sin perder el espíritu y la devoción que nos une. Y es que ocho años para algunos pueden ser una eternidad. Los niños que tenían la edad justa para empezar a comprender la emoción de La Bajada celebrada en 2017 hoy son adolescentes, algunos quizás incluso jóvenes adultos, que no han tenido la oportunidad de vivirla en toda su plenitud. Esos niños han crecido desvinculados de una parte esencial de su identidad cultural, y mientras nuestros mayores, aquellos que llevaban décadas transmitiendo la devoción y las historias de cada Bajada, nos han dejado sin volver a vivir ese día tan esperado. 

Ahora, con la mirada puesta en 2025, el ambiente de La Bajada comienza a respirarse en cada rincón de la isla. Hay una emoción palpable, una ansiedad positiva que nos invita a prepararnos. Este es el momento de remar juntos, de empezar los preparativos con antelación y de asegurarnos de que cada detalle esté a la altura. 

Los pueblos y los “Señores Justicia y Regimiento”-como hace alusión el Voto- debemos empezar a trabajar desde ya para que esta Bajada sea un homenaje no solo a nuestra querida Virgen de Los Reyes, sino también a todos aquellos que no estarán físicamente con nosotros, pero cuya presencia sentiremos en cada paso del camino.

¡Por ver a la Madre Amada no siento la caminada!

*Vicepresidente primero y consejero de Medio Rural y Marino; infraestructuras, Mantenimiento, Obras y Carreteras y Ordenación del Territorio, del Cabildo de El Hierro.

Opinión

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Lucía Fuentes*.

En el pasado, Turismo de Islas Canarias desarrollaba una actividad centrada en la promoción turística en los mercados de origen y el fomento de la mejora de la conectividad aérea.

Pero este enfoque resultó ser insuficiente. En un contexto mucho más complejo tras la pandemia, tuvo que asumir nuevas funciones para mantener la competitividad de nuestro modelo turístico. Funciones orientadas, entre otros aspectos, a una cadena de valor turística global, a la atención a todas las etapas del customer journey turístico, y a potenciar la colaboración público-privada y público-pública en todas las actuaciones para evitar derrochar recursos y esfuerzos.

Con todo ello, el nuevo propósito de Turismo de Islas Canarias es el de impulsar la transformación del modelo turístico canario para, entre otros aspectos, potenciar su capacidad de generar valor en favor de la economía y los ciudadanos de Canarias, tal y como se recogía en el plan estratégico Canarias Destino 2022-2023. Un plan estratégico ha demostrado ser efectivo, dadas las cifras del 2023 y un comienzo de año 2024 excepcional, tanto en datos de ocupación como en el gasto turístico total.

Pero no olvidemos que estas cifras son posibles gracias también a la disminución del paro y el aumento del empleo, que se encuentra en términos históricos en las islas. Aunque para poder contar con la mano de obra necesaria para atender con calidad a nuestros turistas se deben solucionar otros problemas, como el de los bajos salarios, la falta de vivienda y la falta de mano de obra cualificada, que se han convertido en el principal handicap de nuestras empresas para crecer, por encima de la financiación.

Por encima de todo ello, el principal reto es el que ha destacado recientemente y de manera masiva la sociedad canaria: la contradicción entre las cifras de turistas y las de pobreza, achacando al turismo y, por ende, al modelo turistico implantado durante décadas, las crecientes dificultades para acceder a una vivienda.

Banner veterinaria pie

Y es que el número de grandes tenedores de vivienda en Canarias, con un mínimo de once inmuebles para explotar turisticamente, se ha duplicado en los últimos 15 años, mientras que los inquilinos canarios, cuyos sueldos están entre los más bajos de España, dedican de media la mitad de sus ingresos al pago del alquiler. Ha aumentado el número de personas ocupadas en servicios poco cualificados y el de ingresos medios-bajos constituye el grupo mayoritario. Uno de cada tres canarios se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social, a pesar de que las transferencias sociales adoptadas por el anterior gobierno canario hayan mitigado algo esta tendencia, siendo los municipios con mayor desigualdad los más sometidos a diversas formas de turistificación.

Para muchos, la limitación del crecimiento turístico es el punto de partida, reconduciéndolo a cifras que contribuyan a una menor presión ecológica y social, y de regularlo de manera que limite el poder de turoperadores, cadenas hoteleras y corporaciones financieras. Un turismo de calidad, no de masas, reducido en cantidad, no en capacidad de gasto.

Por otro lado, la quiebra de FTI Touristik nos muestra de nuevo la fragilidad de este sector, pese a los récords en llegadas o en facturación.

El sector turístico ha mostrado su preocupación por esta quiebra de uno de los turoperadores más asentados en las islas. Si bien no afecta a la conectividad ni a las plazas aéreas de la isla, especialmente en un destino turístico pequeño como El Hierro, al igual que sucede con La Gomera y La Palma, la pérdida de un turoperador tan importante deja una brecha que no solo afecta a los hoteles, apartamentos y empresas, sino también a una amplia gama de negocios que se benefician de forma indirecta de la cifra de turistas que llegaban a estas islas gracias a la gestión de los traslados por parte del turoperador.

Aunque en las islas verdes no gestiona hotel alguno, la quiebra de FTI afecta a las deudas de alojamientos y empresas que dependían de sus paquetes turísticos y que no cobrarán. Porque en Canarias la temporada de invierno acaba de finalizar, y este turoperador pagaba a 90 días, por lo que habrá más impagos que en otros destinos. 

Además, el sector entiende que va a haber empresas damnificadas, como Meeting Point Spain, el receptivo del propio turoperador en Canarias, además de otras que le ofrecían una serie de servicios de oferta complementaria.

Si bien la gravedad de la situación no es comparable a la que tuvo que afrontar el gobierno anterior con la quiebra de Thomas Cook, las empresas y trabajadores afectados necesitan una respuesta inmediata, por lo que esperamos sirva de ejemplo la exitosa gestión llevada a cabo en la pasada legislatura.

*Lucía Fuentes, diputada del Partido Socialista Obrero Español (PSOE El Hierro) en el Parlamento de Canarias.

Opinión
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Juan Jesús Ayala.

Lo recuerdo con  la nostalgia  de los viejos tiempos, que ese  día, el 24 de junio, con su víspera, era uno de los acontecimientos más esperados, porque, además, comenzaba para algunas familias el verano en El Tamaduste.

Y el día 23 ya se llegaba para estar dispuestos a colaborar con lo que en realidad ya estaba organizado. Hasta los ventorrillos en los aledaños de la plaza, puesta que esta se utilizaba para  el baile de ese día y la procesión  con San Juan  que muchas veces traspasaba la carretera de tierra para dar la vuelta alrededor de la imponente higuera  de don Pedro Padrón.

Y la víspera se llegaba por la rodadura del Jable  que se reservaba si había que trasportar alguna alforja; y los más atrevidos por   una vereda antes del Roque de las Pozas para adentrarnos por el agujero del Jorado o para iniciar una aventura que siempre se acompañaba del jolgorio  por los saltos que se daba para que   la polvareda de la tierra que quedaba detrás  permitiera que no nos cayéramos.

También se llegaba a la fiesta por los vehículos de motor del momento, que no eran muchos; se contaba con el camión de  Juan Padilla, la vieja guagua Dyamond  y la camioneta  Ford, que pertenecía  al cuartel de los soldados, en Asabanos. 

Lo que era lo de menos, puesto que la fiesta, los cantos y las parrandas  ya comenzaban dentro de sus cabinasy carrocerías,como anticipo delbaile enla plaza de la ermita, toda ella de tierra, que visto con la mirada de la distancia nocomprendíamos como allí podían desenvolverse con  soltura en tan corto espacio los tocadores y bailadores.

La mayoría de esas fiestas eran amenizadas por el clarinete de Guzmán, el timple de su hermano Eusebio (Yeyo), el acordeóndeRamiro, la bandurriay la guitarra de los hermanos Abreu, gomeros procedentes de Valle Gran Rey que incorporaron al Hierro la cadencia y el ritmo  de la isla de La Gomera.

 

Banner Don Din pie

Sin dejar de   reseñar las paradas que se hacían en el camino y en los canteros dondemás de una vez  habíamos saltado sus portillos para “robar” las primeras uvas que ya estaban hinchonas o los primeros higos cotios de las higueras de don Pepe Piz, arriba en lo alto del mal país que nos dejaban los labios escociendo porel picor del cardón.   

Por la tarde, a la llegada, nosdedicábamos a recoger sarmientos y troncos  de viña secajunto a algún otro viejo trasto que se apilaba en  la otra parte de la ermita  para la hoguera de la noche, que nos obligaba saltar en la que a más de uno le costó  unas cuantas pestañas chamuscadas por el fuego. Y partir de ahí a cenar con las luces de los carburos, de algún petromax y cuando no con una  palmatoria de  verode  dando cabida a   la vela  para alumbrar.

Era la fiesta de San Juan siempre deseada, de olor a calcosa y de trallazos de las olas que empezaban a reventar en la Raya Azul y terminaban en el bañadero de las mujeres, debajo de la casa de Mateo.

Y era la tarde del día que había que preparar el regreso. Unos caminos arriba traspasando el Roque de las Campanas, por la Asomada Alta y otros por la vieja carretera, sobrepasando las dificultades del cruce con la carretera del Puerto hasta avistar la Villa en la curva de Guardavacas.

Era todo un sinfín de fenómenos que hacían,nos motivara el deseo del regreso  y rescatar  los sueños que se quedaban mecidos en el Cantil, en el Ancón alto o en el  Roque Fresco, en la playa del Picacho, donde intuíamos  la lejanía del  Roque de las Gaviotas.

Opinión

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Tomás Padrón.

La Central Hidroeólica de El Hierro, nuestro Garoé del siglo XXI, cumple el próximo día 27 de junio, 10 años desde su puesta en servicio. Este año también se conmemoran 20 años de la constitución de la empresa Gorona del Viento y 43 años desde que se plantó la “semilla” tecnológica con el objetivo de lograr el 100x100 de energía alternativa para la isla de El Hierro.

Muchas fechas, hitos y retos figuran en el historial de este proyecto hoy convertido en realidad. Si las tuviera que condensar, aquel 20 de marzo de 2007, cuando se firmaba un convenio con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDEAE, por valor de 35 millones de euros; aquel 25 de agosto de 2009, fecha en la que se iniciaba el primer movimiento de tierras en la Caldera, donde hoy se encuentra el depósito superior del sistema hidroeólico; y como no, el 9 de agosto de 2015, con nuestros ojos puestos en aquel monitor que a las 14:25 horas nos mostraba el primer autoabastecimiento energético de El Hierro. Un sueño hecho realidad que durante dos horas y un minuto iluminaron los ojos de todos aquellos que creímos en ello, especialmente de todas las personas y colectivos que habían puesto su esfuerzo, empeño, constancia y confianza en conseguirlo; demostrando a la isla, a Canarias, y al mundo que habíamos pasado de una ambición a una consecución.

Vientos alisios canarios, salto de agua artificial, abrazados por la tecnología, son el inicio de un reto energético que pretende eliminar el petróleo de nuestras casas y de las actividades económicas, sustituirlo progresivamente para llevar energía eléctrica limpia y estable al sistema eléctrico insular. Además con una peculiaridad exclusiva, hacerlo en un territorio insular aislado. La tarea se inicia en la empresa pública de electricidad canaria UNELCO, y comienza así un largo camino de investigación, muestreo de datos, elección de la isla, así como del lugar adecuado para su instalación.

El camino recorrido no fue fácil. Los obstáculos político-administrativos que se tienen que sortear fueron muchos. Se trataba para algunos responsables públicos de un proyecto excesivamente ambicioso, sin antecedentes técnicos en el mundo que lo avalaran y de desproporcionado costo para atender una isla de pequeñas dimensiones y muy poco poblada. Otro factor soplaba en contra de su avance, aquel desarrollismo acelerado de la década de los 80, en la que el “oro negro”, el petróleo, se convertía en rey hegemónico de la actividad económica, desplazando y casi anulando cualquier iniciativa que tuviera que ver con las renovables, por lo que la sostenibilidad no era tenida en cuenta frente a la rentabilidad inmediata.

En el mes que se celebra la puesta en marcha de la Central Hidroeólica, se han superado las 10.000 horas de funcionamiento al 100x100 con más de 180.000 Mwh de producción de energía limpia y alternativa inyectada a la red, quiero tener un recuerdo, con algún lapsus propio de la memoria que me dan los años, de aquellas instituciones y personas que, con mayor o menor intensidad, participaron en el largo recorrido de uno de los proyectos más relevantes en la historia de las Islas Canarias en los últimos tiempos.

Se presenta la propuesta ante la Comisión Europea, y de manera particular a la añorada Comisaria de la Energía, Loyola de Palacios, que creyó desde el primer momento en el proyecto; lo mismo que al Gobierno de España en aquel momento presidido por José Luis Rodríguez Zapatero que, en su visita a El Hierro en 2005 y posterior encuentro casual en los pasillos del Congreso de los Diputados del que formaba parte Paulino Rivero, su interacción resulto determinante.

Cito una parte de su discurso pronunciado en el Cabildo: …” quiero decir y afirmar mi apoyo pleno al proyecto 100% energías renovables. Creo que, en efecto, la isla de El Hierro tiene liderazgo y una visión de futuro. Un liderazgo sobre la necesidad imperiosa en torno a que solo habrá desarrollo si ese desarrollo es sostenible” …. “Por tanto, daré instrucciones al Ministerio de Medio Ambiente, para que ese proyecto cuente con el apoyo pleno y total del Gobierno de la Nación…”

Recuerdo también especialmente los impulsos al proyecto del que fuera presidente del Gobierno de Canarias y gran amigo, Adán Martín, y a Marisa Tejedor, consejera de Industria del Gobierno de Canarias. Por supuesto a nuestro Cabildo Insular, que al final era el órgano coordinador, supervisor y promotor de todo el largo proceso que llevó la gestación y ejecución de la Central Hidroeólica hasta su puesta en marcha. La colaboración de las empresas públicas de energía fue también determinante, tales como las de UNELCO, GESA y ENHER, lo mismo que las aportaciones de órganos científicos y cualificados como las escuelas de Ingenieros de Madrid y de Telecomunicaciones de Barcelona.

También detrás de las consecuciones figuran personas que participaron de manera decidida desde el embrión del proyecto hasta su puesta en marcha: Ricardo Melchior, Juan Manuel Quintero, Francisco de la Barreda, José María Plans, Ramón Rodríguez, Gonzalo Piernavieja, Antonio Gutiérrez (Toño), Enrique Jiménez Larrea, Juan Pedro Sánchez, Alfonso (IDAE); quienes desde sus respectivos puestos fueron determinantes.

Importante fue también el equipo de personas que conformaron Gorona del Viento, creado para llevar adelante este proyecto y funcionamiento posterior; lo constituyeron técnicos y administrativos de gran cualificación profesional y humana como Juan Falcón, Sergio, Rosi Ávila, Yesica, Cristina, Celia Bueno, …, creando un compacto equipo de trabajo coordinado por Juan Manuel Quintero, consejero-delegado.

Las personas mencionadas, bien podrían encontrarse el próximo 27 de junio en la isla de El Hierro, en el entorno del parque eólico, y compartir y recordar vivencias pasadas en la apuesta decidida que emprendieron por la energía renovable y sostenible, en tiempos no precisamente favorables.

Ha transcurrido una década de la puesta en marcha, 10 años enfrentando los alisios, y en este periodo se ha avanzado en mejorar la respuesta del sistema eléctrico ante las fluctuaciones del viento y a las demandas variables de la red. Se ha ampliado la participación del Cabildo en la sociedad Gorona del Viento, y se ha pasado de la prudente actitud inicial del operador REE, a un mejor pulso en la gestión de la producción renovable.

Hace 43 años, la isla de El Hierro era el lugar de Canarias donde más costaba producir electricidad, y esto determina la búsqueda de soluciones alternativas al combustible fósil como fuente energética. No era fácil, en pleno desarrollo turístico-petrolero, tener ideas o propuestas con visión de medio y largo plazo, pero El Hierro inicia una andadura sostenible e imparable en energía, sin precedentes hasta aquellos momentos. La base y el pilar del proyecto es el viento, y sobre él, giran fórmulas y estudios de como dominarlo para convertirlo en energía estable. Un grupo de técnicos, dirigidos por el ingeniero Ricardo Melchior, emprendieron la tarea. 

Banner veterinaria pie

Los avances han sido importantes, y lo confirman las horas al 100x100 y los megavatios producidos, pero El Hierro no debe mirarse el ombligo de lo conseguido, y sí iniciar de inmediato la segunda etapa para lograr el autoabastecimiento permanente. Lo avala la menor presencia de vientos alisios, derivado posiblemente del cambio climático, al que la isla de El Hierro no es ajena.

El viento, cuando encuentra pareja adecuada que lo pueda dominar y estabilizar, se convierte en un colaborador esencial de quienes lo guían y lo entienden: el hombre y la tecnología.  Es necesario, por tanto, ampliar el almacenamiento hidráulico, aumentando la capacidad del embalse inferior, y lograr un mayor rendimiento del viento.

Otra asignatura pendiente es la incorporación al sistema hidroeólico de un parque solar y baterías de almacenamiento en la parte baja de Los Dares, cabecera de la central hidráulica, teniendo en cuenta la cercanía de la subestación de la central. También la instalación de un parque solar flotante de menor escala en la balsa inferior, para atender los consumos de los servicios auxiliares de las dos centrales.

Como otras actuaciones, podrían plantearse también por el Cabildo y Gorona del Viento en estos momentos de aniversario, nuevos e importantes objetivos a corto, medio y largo plazo, que resumiría esquemáticamente en: 

- Ampliación de acciones del Cabildo en la sociedad Gorona del Viento

- Gestión y mantenimiento de la central directamente por Gorona

- Crear una empresa operadora de la distribución de energía

- Patentar el sistema hidroeólico y exportar tecnología

- Crear un centro de estudios de energía renovable con el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), IDAE y las dos Universidades canarias

- Implantación de un ciclo superior de Formación Profesional en energías renovables por parte de la Consejería de Educación. Sería el único ciclo especializado en toda Canarias. Para ello se cuenta con una Residencia de Estudiantes y las instalaciones de Gorona del Viento sería la mejor aula para las prácticas de los alumnos

- Negociar con el operador del sistema REE, para que despache la producción de energía directamente con Gorona del Viento, convirtiendo la central hidroeólica como central base

- Convenio Gorona del Viento, Red Eléctrica (REE) y Agencia Española de Meteorología (AEMET), para profundizar en registros y predicciones meteorológicas, racionalizando con datos una mayor productividad de la Central. 

-Convenio con la Universidad de La Laguna, para profundizar y aplicar la energía mareomotriz en El Hierro, en base al estudio del profesor Isidro Padrón.

-Analizar el Master de Samuel Marrero de la Universidad de Las Palmas sobre “Eficiencia Energética en La Restinga”, con participación del profesor herreño Fidel Cabrera Quintero.

Expresado metafóricamente, tenemos en Los Picos los molinos y en la Caldera el agua, que siguen diez años más tarde ejecutando el `baile del viento´, acompañados de su inseparable partitura musical, `los alisios´, y de su incondicional pareja, el agua. Ahora necesitan otra compañera de viaje, la fotovoltaica.

Canarias debate y reivindica con fuerza su sostenibilidad, el modelo de desarrollo para los próximos años, estructurado en los últimos tiempos hacia un sólo sector, el turístico. Nos planteamos un camino construido con base de hormigón y direccionado a la masificación, o, por el contrario, una senda verde y sostenible por la que caminemos juntos y participemos todos. En la dualidad de este debate, el agua y la energía se convierten cada vez más en elementos fundamentales y estratégicos de primer orden. Los acuíferos no reciben agua como en otros tiempos, y la necesaria extracción equilibrada de los recursos, necesita el complemento de la desalación, de la depuración y del reciclaje del agua.

Necesariamente esto pasa por la energía renovable. Hemos carecido de planificación, y los problemas de agua en varias islas y el toque de `arrebato energético´ es prueba de ello. El Hierro, y sus habitantes, han mantenido históricamente una lucha secular para superar las duras secuelas de la sequía, y aprendimos a superar los inconvenientes del aislamiento con las armas de la naturaleza.  Esta lucha ha marcado de forma determinante la historia y la idiosincrasia de este pueblo.

En el siglo XVI, el árbol Garoé amortiguaba nuestras sequías, al destilar sus hojas agua sobre pequeñas albercas. En el XXI, el viento mueve las palas de cinco aerogeneradores que destilan energía eléctrica y con ella dedicar nuestro esfuerzo en desalar agua. Este es nuestro nuevo y tecnológico Garoé.

Gorona, Garoé y Ganancia energética sostenible, las tres `G´ conocidas en el mundo, que `garantizan´ nuestro futuro y que son orgullo del pueblo herreño

Tomás Padrón.

Expresidente Cabildo de El Hierro

Opinión

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Juan Jesús Ayala.

Nos llamó la atención que se tradujo en curiosidad aquella gaviota de pecho color gris, de lomo y alas gris obscuras, con  pico rojo y la punta negra, patas y piernas negras y la cola negra con orillas blancas que empinada en el callao más sobresaliente de Las Playas oteaba el horizonte y que cansada de mirar y de posarse se acercó a otro que estaba rodeado por la arena donde se encontraba unas crías que alimentaba por lo que había captado en el pico y que le regurgitan como algunos pequeños peje verde o fulas que la corriente había traído desde la Restinga y que cansados de nadar se habían varado en Las  Playas y que  servía de soporte alimenticio a la gaviota grande.

Un día que la marea  estaba más baja que nunca, quizás aprovechándose de la luna  de septiembre  fuimos, como de costumbre, a buscar la gaviota, nuestra gaviota, pero no la encontramos, asaltándonos la duda si un arrastre imprevisto de la marea la había cogido desprevenida y no dándole  tiempo a desplegar sus alas estaría lejos de la mirada  que  la buscaba entre la serenidad del mar y la inmensidad de un horizonte que parecía más distante que nunca.

Nos preocupó su ausencia aunque  su cría se encontraba más arriba en un sitio  que le había fabricado con orchilla, pequeños callaos, trocitos de tea de algún navío que terminaba su singladurao que en su derrota en busca del Faro de Orchillas para iniciar la ruta de las Américas estaba perfectamente al resguardo de cualquier inclemencia que pudiera comprometer su existencia.

Banner veterinaria pie

Miramos de nuevo cuando la brisa de la tarde  nos acariciaba haciéndose eco de la serenidad del mar,  cuando vimos a  la gaviota, la que esperábamos, de nuevo, junto a  su cría. ¿Qué había pasado?  Había dejado la sal de Las Playas  para trasladarse a la inmensidad de la tierra de la meseta de Nisdafe para poder seguir alimentado con algún gusano que  merodeaba  entre  los surcos de  papas, o un cigarrón que  se confundía entre la cebada y el centeno.

Nos sentimos confortados  porque la gaviota estaba allí, que nuestra gaviota no se había olvidado  de buscar comida para su supervivencia, que trasladaba a sus crías; y quizás,  deseaba, como nosotros, que los encuentros siguieran vivos.

Lo que una vez que sientesque la isla se  acerca, que las distancias se cruzancomo si fuera un presente entusiasmador, podamos revivir la hazaña de la gaviota y tal vez la de su cría, qué juntos compondrían uno de los mejores cantos que se puedan a  hacer a la naturaleza. Sin alharacas, sin revoloteos exagerados de plumas, sin violentar el murmullo suave  del mar, donde se mece alejándose del horizonte inmenso,donde sus brumas chocan con aguas que ignoramos todo lo que puede  traernos a lomos de las olas que estallan en los callaos de  Las Playas.

Seguro que la gaviota estará  y continuará con la aventura de su existencia.