Redacción/Un estudio de investigación de la Universidad de La Laguna, pionero a nivel mundial, determina que los edificios e infraestructuras públicas de la isla de El Hierro están muy por debajo de las concentraciones de gas radón permitidos por la Directiva Directiva europea 2013/59/EURATOM, por lo que la valoración es positiva.

Hoy jueves, 20 de diciembre, fue presentado este estudio en una rueda de prensa a la que asistió el vicepresidente primero del Cabildo, Juan Pedro Sánchez, el coordinador del proyecto, Juan Carlos Santamarta, y el director de Recursos Humanos de la Institución herreña, Juan Francisco Pérez.

Sánchez se congratuló de los excelentes resultados del estudio para las administraciones públicas de El Hierro, que las libera de los umbrales considerados como dañinos por la presencia de este gas. “También nos debemos de felicitar por el hecho relevante demostrado por este estudio de que centros turísticos de la isla como es el caso del Hotel-Balneario Pozo de La Salud o el Ecomuseo de Guinea en el Valle de El Golfo, con una cueva volcánica de gran interés geológico visitable, también han resultado libres de los efectos dañinos de este gas”, declaró el vicepresidente primero de la Institución.

Sánchez felicitó al equipo de investigación de la Universidad de La Laguna por el trabajo desarrollado, siendo pioneros a nivel islas en todo el mundo, así como las facilidades y coordinación desarrollado desde el área de Recursos Humanos del Cabildo de El Hierro, dirigida por su consejera, Milagros del Valle Padrón, y el director de área, Juan Francisco Pérez.

El radón es un gas radiactivo de origen natural que puede concentrarse en el interior de las viviendas e infraestructuras cuando se dan ciertas condiciones. Este gas procede de la cadena de desintegración del uranio-238 y constituye la mayor fuente de exposición natural a radiación de las personas (50% del total).

El radón no suele presentar niveles altos al aire libre y la exposición a altas concentraciones de radón ocurre, principalmente, por inhalación en recintos deficientemente ventilados en los que puede producirse su acumulación.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al radón la segunda causa de cáncer de pulmón, sólo por detrás del tabaco. Por ello la OMS advierte de la importancia de determinar si nuestro lugar de trabajo se encuentra expuesto a concentraciones de radón que superen los límites recomendados por los organismos públicos de salud.

En España, estos límites se están actualizando a los 300 Bq/m³ (bequerelios/metro cúbico), según se ha publicado recientemente en el Plan Estatal de Vivienda.

El pasado mes de julio la Consejería de Empleo, Vivienda y Políticas Sociales del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Trabajo, concedió a la Fundación General de la Universidad de La Laguna (FGULL) una subvención al proyecto de investigación sobre prevención de riesgos laborales en Canarias denominado “Desarrollo de procedimientos de protección de la salud de los trabajadores contra los riesgos derivados de la exposición al gas radón en lugares de trabajo de la isla de El Hierro: una experiencia piloto para Canarias”.

El proyecto fue llevado a cabo por el grupo de investigación INGENIA (Ingeniería Geológica, Innovación y Aguas) de la Universidad de La Laguna, bajo la coordinación del profesor Juan Carlos Santamarta Cerezal. En el desarrollo del mismo se realizaron 90 medidas de la concentración de radón en lugares de trabajo interiores empleando detectores pasivos de trazas nucleares, por un periodo de exposición de 3 meses. Las medidas correspondieron a un total de 40 lugares de trabajo, que incluyeron: edificios públicos infraestructuras hidráulicas, de transporte y cuevas y recintos turísticos, en los que se colocaron entre 1 y 10 detectores. Los lugares de trabajo estuvieron repartidos en los tres municipios de El Hierro: Valverde, El Pinar y La Frontera. Las instalaciones estudiadas pertenecen a centros públicos de las administraciones locales: Cabildo de El Hierro y ayuntamientos de Valverde, El Pinar y La Frontera.

La evaluación general de los resultados obtenidos permite establecer que en un alto porcentaje (más del 70 %) los lugares de trabajo se encontrarían por debajo de los niveles de referencia que recomienda la OMS no superar y muy por debajo de lo que dicta la Directiva europea 2013/59/EURATOM, por lo que la valoración es positiva.

Se viene a confirmar que la geología es uno de los principales factores condicionantes de la presencia de radón en el interior de los lugares de trabajo, ya que la naturaleza fundamentalmente basáltica de El Hierro, indicaba a priori una exhalación de gas radón de baja a moderada y por tanto registros bajos de concentración de radón en el interior de los edificios.

En los edificios de varias plantas, se evidencia que en general hay una tendencia a valores de concentración de radón mayores en las plantas inferiores, en contacto con el terreno. Asimismo, dentro del mismo edificio, los recintos con poca o ninguna ventilación muestras valores altos de concentración de radón, que incluso llegan a superar con creces los umbrales máximos de referencia en algunos casos.

En el proyecto se propuso un semáforo de evaluación de los resultados obtenidos de las medidas de concentración de radón, en base a cuatro colores que indican cuatro umbrales o niveles de referencia basados en las recomendaciones de la OMS, las normas del CSN y la Directiva europea 2013/59/EURATOM. Para los lugares de trabajo que registraron concentraciones de radón con valores rojos y naranjas de acuerdo con el semáforo de evaluación, se recomienda el cambio de hábitos de los usuarios de esos recintos, procurando periodos de ventilación de 20 a 30 minutos al inicio y a mitad de la jornada de trabajo. Durante la aplicación de estos nuevos hábitos, se recomienda realizar nuevas mediciones con detectores pasivos de trazas nucleares y, de persistir los valores altos de concentración de radón, es recomendable realizar un estudio exhaustivo con detectores activos de medida en continuo para localizar la fuente de entrada y las posibles fluctuaciones de la concentración de radón a lo largo del día, a la vez que se controlen simultáneamente otros parámetros ambientales como la temperatura y la presión atmosférica.

El equipo de investigación agradeció al personal y autoridades Cabildo de El Hierro y los ayuntamientos de la Isla, la ayuda y facilidades prestadas en la ejecución del proyecto, desde la idea hasta la finalización del mismo.

Multitienda Frontera pie