Este Programa está cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional.

Un total de 14.767 personas podrán beneficiarse de esta ayuda alimentaria, que incluye 16 productos de carácter básico, pocos perecederos, de fácil transporte y almacenamiento.

Redacción/Cruz Roja en la provincia de Santa Cruz de Tenerife ha iniciado la distribución de 492.244 kilos de alimentos entre personas vulnerables, dentro de la segunda fase del Programa 2018 de Ayuda Alimentaria, cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional. Atendiendo a la demanda actual, de este total de kilos de alimentos, 411.022 kg. se repartirán en la isla de Tenerife, 63.986 kg. en La Palma, 7.386 kg. en La Gomera y 9.849 kg. en El Hierro.

La distribución de los alimentos la llevan a cabo Cruz Roja Española y la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), un 50% cada entidad. Desde los centros de ambas entidades se distribuirán entre organizaciones asociadas de reparto, que los harán llegar a las personas más desfavorecidas, de manera que éstas puedan preparar fácilmente una comida completa para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés.

En esta segunda fase del Programa de Ayuda Alimentaria, Cruz Roja en la provincia tinerfeña trabaja con 51 entidades participantes, 12 de las cuales son asambleas locales de Cruz Roja, 3 asociaciones y el resto ayuntamientos, para repartir los alimentos entre las 14.767 personas que se espera alcanzar.

Los alimentos son de carácter básico, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento. La “cesta de alimentos” incluye 16 productos: dos tipos de arroz blanco, alubias cocidas, leche UHT, atún en conserva, pasta alimenticia, tomate frito, galletas, judías verdes en conserva, melocotón en almíbar, cacao soluble, tarritos infantiles de fruta y de pollo, papilla de cereales infantiles, leche de continuación en polvo y aceite de oliva. Se trata de alimentos especialmente nutritivos, que van a contribuir a satisfacer las necesidades de personas adultas y, de manera especial, de los menores. Esta cesta ha sido elaborada con la colaboración de la Federación de Bancos de Alimentos, Cruz Roja y de expertos en nutrición de los Ministerios.

Cruz Roja y la Federación Española de Bancos de Alimentos analizan conjuntamente el Programa Europeo de Alimentos FEAD en España

Cruz Roja Española y la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), las dos entidades seleccionadas por el FEGA como Organizaciones Asociadas de Distribución, han presentado hoy las conclusiones del boletín sobre la vulnerabilidad Nº 16, que persigue  evaluar el impacto del Fondo de Ayuda Europea para las personas más desfavorecidas en España (FEAD) y recoge la valoración y las propuestas de mejora del programa realizadas por las personas beneficiarias, los equipos de Cruz Roja y FESBAL y representantes de las organizaciones asociadas de reparto (OAR) que participan en la distribución de alimentos en todo el territorio.

Las principales conclusiones del estudio reflejan que el programa FEAD es muy valorado por las personas beneficiarias y se configura como una herramienta que contribuye a paliar formas extremas de pobreza, siendo un importante instrumento de apoyo a la alimentación familiar, aunque sólo cubre de forma parcial las necesidades de la dieta familiar. Para las personas beneficiarias se trata de un apoyo fundamental “que les saca de muchos apuros”. Las organizaciones implicadas señalan que el programa cumple el objetivo y constituye un factor clave en la detección de problemáticas sociales.

Entre las propuestas de mejora están aumentar la frecuencia de reparto, incluir mayor variedad de productos, así como una tramitación más flexible y ágil.

Según los datos aportados en la investigación, el 90,2% de las personas beneficiarias de este programa se encuentra en pobreza extrema y el 36% lleva entre 3 y 5 años o más en el programa, lo que apunta hacia la cronificación de las situaciones de pobreza y carencia material.

Ferreteria El Cabo Pie