Emilio Hernández/La reciente entrada en vigor de la reforma del Estatuto de Autonomía Canarias pone fin a los aforamientos en la Comunidad Autónoma, una fórmula jurídica surgida en la Transición destinada a proteger a los miembros del Legislativo y del Ejecutivo de incidencias durante el desarrollo de sus funciones.

Este es un respaldo legal que consiguió, sobre todo en los albores de la democracia, que diputados y senadores contasen con un “escudo” contra las ingerencias arbitrarías, sobre todo y en un primer momento, de las fuerzas de seguridad del Estado, al estar vetada una posible detención, salvo en el caso de flagrante delito.

Con el avance de la democracia, el aforamiento ha ido saliendo a la palestra en casos judiciales alejados del ámbito parlamentario, entrando más en el estatuto que ostenta el enjuiciado, que en el delito cometido, que en la gran mayoría de los casos nada tiene que ver con la labor política o por lo menos, los actos o palabras realizados o dichas en sede parlamentaria, convirtiéndose más en un arma judicial que demora los procesos, que en la protección de la labor política.

 

En El Hierro tenían hasta su derogación, el pasado 6 de noviembre, este estatuto, Narvay Quintero, como miembro del Gobierno de Canarias, los diputados regionales Belén Allende, Ana González y David Cabrera, quedando solo como aforado el senador por El Hierro, Pablo Rodríguez.

Precisamente es Rodríguez quien declaró a GMº sentirse “aforado contra mi voluntad”, y es que el senador herreño ha votado en la Cámara Alta para limitar el aforamiento al ámbito parlamentario, al entender que no tiene sentido que este estatuto se extienda a lo privado. “Nunca ha salido adelante porque el Partido Popular se opone”, manifestó el senador.

El que fuese también senador y ahora miembro del Ejecutivo Canario, Narvay Quintero, se mostró favorable a que se derogase el aforamiento, algo que Quintero señaló que ha reivindicado durante su carrera, al entender que los ciudadanos debemos tener los mismos deberes y derechos.

“Que el nuevo Estatuto de Canarias elimine los aforamientos me parece una muy buena noticias, consensuada por todos los partidos políticos, haciéndose eco de una reivindicación social, que siempre he defendido como político y como persona”.

Parco en palabras y en valoración, se mostró David Cabrera (AHI-CC), quien se refirió más al cambio general del Estatuto de Autonomía, que a un aspecto en concreto de este como es el fin del aforamiento.

La diputada socialista Ana González (PSOE) apuntó a la demanda social que ha existido para que el aforamiento desapareciera, siendo bien acogido por todos los partidos, un cambio que Canarias ha sido pionera en afrontar y eliminar.

Tiempo para ver como evoluciona la perdida del aforamiento y las posibles repercusiones que conlleva es lo que, retrotrayéndose precisamente a uno de los principios por los que surgió este precepto, el evitar judicializar la labor política de legisladores y miembros del ejecutivo, es lo que pide Belén Allende.

La diputada nacionalista (AHI-CC), la más veterana de los parlamentarios herreños, apuntó a una posible perversión de la situación actual, “ se puede dar el caso que a lo mejor estemos más tiempo atendiendo a denuncias que se puedan hacer por cualquier ciudadano, fundadas o no, lo tribunales lo determinarán, y menos en relación a la exigencias que requieren el desempeño de los cargos públicos”.

Muebles El Placer Pie