GMº/Protesta o más bien muestra de malestar ante situaciones injustas, que ante la indiferencia de la mayoría, viven muchos colectivos o grupos sociales, así explica José María Sanz, Loquillo, “El Hombre de Negro”, una alusión cuasi biográfica al color que tanto lo caracteriza, el negro.

Ese color de los informativos de la Televisión Canaria, sobre todo, si el que está en pantalla (también detrás de la cámara) lo hace desde una isla menor, o lo que es lo mismo, no trabaja en Tenerife o en Gran Canaria, o por lo menos, no en las redacciones capitalinas, que también en las grandes hay diferencias. Las cifras, 90 profesionales que ese día muestran su malestar con el color del luto.

La reivindicación es sencilla, tener los mismos derechos que sus compañeros de escaleta, que el que le precede, o le sigue en el desglose diario de las noticas de la Telecanaria, no tenga ni más, ni menos, algo que ahora no sucede, o mejor dicho algo que nunca ha sucedido, y es que a diferencia de otras profesiones (donde se aplican mejoras salariales que rondan una media de 400 euros) el trabajar en islas menores supone por lo general menos suelo y más carga de trabajo.

Esta es una situación fruto del modelo de gestión de RTVC, en el que la generación de los contenidos informativos se contratan por concurso a empresas que asumen los centros de producción de las capitales canarias, subcontratando a otras productoras ese mismo producto en las islas menores, en consecuencia, diferencias laborales, salariales y de derechos entre el bloque Tenerife - Gran Canaria y el restos de las islas.

El pasado mes de julio la situación evolucionó y agravio comparativo se hizo publico, y desde las instancias que deben velar para que estas situaciones no se produzcan. Ante la imposibilidad legal de prorrogar el contrato con Videoreport, la empresa que gestiona los contenidos informativos, el Gobierno de Canarias optaba por asumir como propios a sus trabajadores y dar continuidad a las emisiones, por el camino, por olvido o por miran hacia otro lado, quedaron los profesionales de la islas menores.

Desde entonces, los miércoles “ y hasta qué la Luz no brille de verdad, voy de negro, de negro me verás.”