Cultura

Cultura

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

GMº/Un libro editado por Editorial Kinnamon donde la autora nos muestra su razón de ser como periodista. Nos acerca a la ceguera y convierte a la novela en embajadora de la ciudad de La Laguna, lugar donde se crió vendiendo cupones con su padre hasta conseguir convertirse en presentadora de informativos. A sus treinta y ocho años y con una dilatada carrera profesional, entre los que cuentan sus catorce años en la Televisión Canaria, Yaiza Díaz se anima a publicar su primera novela, La hija del ciego. 

Díaz resume la esencia de este libro en la historia de una niña que tiene como nombre Marina y que nace con la necesidad de comunicar, explicarle a su padre ciego cómo era el mundo y que no perdiera detalle. «Esta es mi razón de ser como periodista, porque esa niña soy yo, y este libro es una muestra de amor hacia mi padre que ahora quiero compartir con todos ustedes con el fin de acercarles la ceguera de la manera más natural, como la vivimos en mi casa». 

Eso sí, la periodista advierte que es un libro solo apto para las personas que leen con el corazón y es que lleva toda una vida almacenando situaciones en su mente porque «sabía que algún día tenía que contarlo». 

Se trata de un libro que se desarrolla en la ciudad de La Laguna, allí es donde ella se crió vendiendo cupones cerca de la Catedral. Cualquiera que lea esta historia de complicidad entre padre e hija, paseará con ellos por las calles laguneras y reconocerá sus bares, pasará frío con ellos, irán entre muchas otras cosas a partidos de fútbol juntos, se emocionará y reirá. 

La autora siente que con esta obra deja para la posteridad recogida la historia de sus abuelos, quienes lucharon para sacar adelante a seis hijos, pero tres de ellos ciegos. Así que Díaz nos trasladará a los años sesenta, cuando sus abuelos tenían un despacho de pan en la Avenida de la Trinidad y su padre y sus hermanos iban a la calle del Juego, pues a eso, a jugar con otros niños que veían. 

Descubrirás de voz de los protagonistas cómo perdieron la vista, cómo se ve el mundo desde el otro lado. Porque como bien dice Rafael de Lorenzo, Secretario General del Consejo General de la Once, quien apadrina esta obra y acompañará a la autora en su presentación: «cuando busques la verdad y no lo veas nada claro asume que la oscuridad es la luz, vista desde el otro lado». 

Multitienda Frontera pie

La obra ha sido acogida, acariciada y apreciada por la Editorial Kinnamon, la cual preside José Javier Soto y a la que pertenecen numerosos autores relevantes en el mundo de la ciencia, el derecho, o el cosmos y la naturaleza de diferentes países. Kinnamon lleva proyectadas con éxito desde Canarias más de 50 publicaciones. Por tanto la periodista ha sido recogida entre sus filas y nos presenta esta novela donde aglutina la fuerza artística de sus amigos. 

Una llamativa portada con una descriptiva imagen que representa esos paseos compartidos por el camino de la vida con su padre y que ha retratado perfectamente el artista, también lagunero Alberto León, quien expone en la Graffik Gallery londinense y cuenta con su propia galería en Barcelona. Allí también se encuentra afincada la paisana y fotógrafa Yapci Ramos a quien acostumbramos ver en exposiciones internacionales y que ha asumido la responsabilidad de hacer la foto de la autora en la contraportada. Con todo esto, Díaz nos presenta un libro lleno de arte, con tapa dura, papel procedente de fuentes responsables, letra apta para personas con dificultades visuales y lo más importante, de color magenta, el color de una auténtica princesa guerrera. Una maquetación y corrección supervisada por la mallorquina Belén Isasi. 

Así lo resume su prologuista, el profesor de Filología Inglesa y Alemana Christian Santana Hernández: «Un trabajo que nos hace reír, llorar y pensar... Cierto que no todo es color de rosa, porque no se trata simplemente de que Yaiza nos cuente sus recuerdos. En realidad, nos tapa los ojos y nos suelta de la mano. Si hoy tuviera que definir la ceguera... les diría que lean y abracen a La hija del ciego. A partir de entonces todo tendrá sentido». 

Tags:

Cultura

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ana Ávila*

El 26 de diciembre de 2020 tratamos en las páginas de este diario digital sobre algunos aspectos de la corona y la media luna de la Virgen de los Afligidos, imagen que ocupa el nicho central del retablo de la ermita de Santiago, situada al norte de la villa de Valverde (El Hierro). Con respecto a la segunda pieza, se trata de un ejemplar de plata donado por Juan Bautista Rodríguez, tal como recoge una inscripción situada en su parte central, a ambos lados de la cabeza de un querubín. Considerada de procedencia venezolana, probablemente esté labrada en la segunda década del siglo XIX.  Entonces, y en otros momentos, hemos apuntado que esta identidad se correspondería con Juan Bautista Rodríguez Hernández, hijo del sargento Francisco Rodríguez Ortega (o Arteaga) y de María Hernández de Orta (o Dorta), quienes habían contraído matrimonio con anterioridad al 19 de febrero de 1761, fecha en que nació su hijo José Conrado Domingo. Hasta ahora no teníamos ningún dato que nos llevara a vincular al donante con la ermita de Santiago, pero esta asociación adquiere la naturaleza de práctica certeza al comprobar que su padre, es decir, el citado Francisco Rodríguez Ortega, fue mayordomo de la cofradía del apóstol1.

Multitienda Frontera pie

Francisco Rodríguez Ortega tuvo varios hijos: José Conrado Domingo (a quien hemos mencionado), Petronila (casada con Antonio Ramos Castañeda), el referido Juan Bautista (que debió nacer hacia 1776, por cuanto al fallecer, el 16 de agosto de 1846, contaba con setenta años de edad) y Mariana, quien contrajo matrimonio con Lorenzo Sánchez. Esta última redactó testamento en 1830, cuando estaban a su cargo dos hijos (José y Juan), y otro (Francisco) se encontraba casado con Petronila Reboso, mientras que Timoteo se hallaba en América (Índice de los protocolos, pertenecientes a las escribanías de la isla de El Hierro, La Laguna, Instituto de Estudios Canarios, 1974, nº 3171). En el momento que redacta sus últimas voluntades (16 de agosto de 1808), Francisco Rodríguez confiesa cómo su yerno, Antonio Ramos Castañeda, le debía cierta cantidad de dinero perteneciente a la cofradía de Santiago apóstol, siendo también otros los deudores: Cristóbal Mederos y Ana Barrera (Archivo parroquial de Valverde, Testamentos, 10, fol. 151).

Si bien habíamos apuntado como remota posibilidad que la media luna de la que hablamos pudiera pertenecer a Nuestra Señora de los Reyes, por cuanto Juan Bautista Rodríguez ejerció de mayordomo de su cofradía, la conexión de la familia (al menos su padre y él mismo) con la ermita de Santiago posibilita que pertenezca a la Virgen de los Afligidos, que él mismo hubiera donado la corona, y, tal vez, la propia imagen, cuyas manos fueron sustituidas por otras en la intervención que llevó a cabo Ezequiel de León en 1964, quien no se privó de exacerbar con abundante sangre el carácter afligido del rostro.

Dacio Darias recoge una información documental que le sitúa como alcalde mayor de la isla (Noticias generales históricas sobre la isla del Hierro, una de las Canarias, La Laguna, Imprenta Curbelo, 1929, nota en pág. 273).

*Profesora Titular de la Universidad Autónoma de Madrid.

Tags:

Cultura

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El acto de presentación, organizado por la Asociación cultural Amador, tendrá lugar este sábado 21 de agosto a las 21:00 horas

Redacción/Organizada por la Asociación cultural Amador, la céntrica plaza de Tigaday, en La Frontera, acogerá este sábado 21 de agosto a las 21:00 horas la presentación en El Hierro del documental “María Mérida, hasta que muera mi voz” (Producciones Almacabra, 2021), realizado por la guionista y directora Susi Alvarado y el director de fotografía Álvaro Carrero Puig.

Cultura

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado

Redacción/ Una parte del estudio que ha permitido a la epigrafista y codirectora de la Cátedra Cultural de Estudios Bereberes de la Universidad de La Laguna Irma Mora Aguiar descifrar el alfabeto líbico-bereber de El Hierro está disponible desde el pasado lunes 26 de julio. Este trabajo, resultado de diez años de investigación y objeto de una tesis doctoral defendida el pasado mes de abril, ahora puede consultarse gratuitamente en el n.º 2 del volumen 21 de la revista Vegueta.

La transcripción de una escritura consiste, básicamente, en establecer los valores fónicos de sus grafemas. Para ello, es necesario partir de un método epigráfico riguroso y falsable, basado en la gramática de la lengua que representa. La transcripción del alfabeto líbico-bereber herreño permite, por tanto, leer los textos epigráficos de los aborígenes herreños. Pero, además, también se pueden leer las inscripciones del resto de islas, dado que la doctora Renata Springer demostró en 2017 que a todas ellas llegó el mismo alfabeto.

Cultura

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Redacción/La obra reúne lo mejor de la fotografía y la literatura de estos dos autores herreños, para componer una nueva visión de la isla que nace con la intención de ofrecer un novedoso y emotivo relato artístico de la Isla del Meridiano. La obra pertenece a la colección Cicerone de Ediciones Remotas, una serie que pretende ofrecer guías de autor de fotógrafos canarios que ayuden a componer un nuevo imaginario sobre las islas, como ya sucedió en 2019 con Gran Canaria. Cartas desde el Atlántico de Tomás Correa. 

El libro ya está presente en las principales librerías de Canarias y será presentado el próximo jueves, 22 de julio, a las 20:00 horas, en el Centro Cultural Luis Martín Arvelo de El Pinar. En las próximas semanas se presentará en otros espacios de El Hierro y Canarias una obra que el catedrático y escritor Maximiano Trapero ha descrito como “el libro más hermoso que se ha hecho nunca sobre la isla de El Hierro”. 

Publicado en español e inglés, despliega a lo largo de sus más de 130 páginas decenas de fotografías expresamente realizadas por Alexis W, para retratar no solo el paisaje herreño desde una perspectiva diferente, ofreciéndonos una isla nunca antes vista, sino también a los propios herreños. El fotógrafo indaga en el paisanaje insular para que veamos qué reflejan sus rostros, cómo son los surcos de su piel y qué esconden los colores de sus ojos. El libro va entrelazando el texto del escritor Víctor Álamo de la Rosa con las instantáneas de Alexis W para “darle al lector la isla de El Hierro al principio, tal y como reza el título del libro”. Ambos artistas herreños consideran que este volumen trata de “descubrirle a sus propios residentes la visión de otra isla de El Hierro, alejado de sus tópicos más conocidos, revelando entresijos del paisaje y de las gentes que habitan esta tierra siempre vista como el fin del mundo conocido cuando, en realidad, era el principio, pues no en vano las líneas imaginarias de los meridianos partían de Orchilla desde la época del cardenal Richelieu”, según explicaron. 

Florifauna Mascotas

Para Alexis W y Víctor Álamo de la Rosa, El Hierro “necesitaba una refundación mítica, artística, un nuevo relato para que indaguemos en El Hierro del siglo XXI desde su paisaje remoto y desde sus tradiciones ancestrales. Hemos querido fundar una nueva isla, su principio”. La escritura de Víctor Álamo de la Rosa, autor de varias novelas relacionadas con El Hierro, se eleva poética para hablarnos de “las islas aladas” y de los “relatos de piedra”, de esas otras historias que nos cuentan estos paisajes al mismo tiempo “capturados” por la cámara de Alexis W, un discurso a dos manos que establece un diálogo feliz entre la palabra y la imagen. 

Los emblemáticos pueblos herreños, su costa, la playa de El Verodal, el Mar de las Calmas, las piscinas naturales como Tecorón o El Charco Azul, los imponentes miradores, pero también los bailarines de la Virgen de los Reyes, los pescadores, agricultores, pastores y ganaderos, la flora y la fauna endémica, esos paisajes menos conocidos y, sobre todo, los colores que despliega el paisaje herreño, se “dibujan” en este libro para ofrecer una perspectiva novedosa de El Hierro del siglo XXI y su actualidad, al mismo tiempo que se retrata la huella del pasado en sus muros de piedra y en sus paisajes esculpidos por el viento. 

La obra, que tiene un precio de 24 euros, ha contado con la colaboración del Cabildo de El Hierro, de los ayuntamientos de Valverde, El Pinar y La Frontera, así como del Grupo Chacón.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.