Alejandro Casañas/Las pasadas Elecciones Generales del 28 de abril al Senado, nos dejó una lectura interesante de los resultados en la Isla. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) alcanzó la victoria electoral con un escrutinio de 2.328 votos, una diferencia con el segundo, la Agrupación Herreña Independiente- Coalición Canaria (AHI-CC), de 863.

El hecho más significativo de estos comicios es que rompen la tendencia de los herreños que después de 30 años, nueve legislaturas, decidieron que el senador por la Isla dejara de ser un candidato de la AHI . Los resultados electorales de ese domingo de abril se convirtieron en el prefacio de las elecciones del 26 de mayo, donde la ciudadanía decidió darle la confianza al PSOE para que formara gobierno en todas las instituciones de la Isla, dejando a AHI fuera de ellas, una circunstancia, que no se había dado hasta la actualidad.

Las conclusiones que podemos extrapolar de estas dos elecciones consecutivas es una pérdida en el voto, en la cual el partido nacionalista pierde su supremacía debido a un debate interno en la directiva que produjo una división interna y también la escisión de una parte de sus afiliados que acabó cristalizándose en la Agrupación de Electores por El Hierro, compuesta por líderes reconocidos de AHI y que a la postre supuso una fragmentación del voto que pudo influenciar en la elección de Esther Carmona (PSOE) como senadora, lo que supuso un aumento significativo de los apoyos recabados por los socialistas.

Lo que en otros lugares significaría un favoritismo de Carmona, debido al corto espacio de tiempo transcurrido, apenas medio año, en El Hierro existe la incógnita de qué ocurrirá el 10N y cómo afectará a la cita electoral la vuelta del candidato nacionalista Pablo Rodríguez, que por primera vez parece no partir como favorito tal y como ocurrió en 2015 y 2016.

La victoria de la candidatura de Carmona se debió tanto al impulso general que tiene el Partido Socialista, la buena imagen de la candidata, así como a la recogida del voto que tradicionalmente votaba a AHI y en esta ocasión no lo hizo fruto de la división interna del partido nacionalista y que tuvo su reflejo en las elecciones de mayo al Cabildo Insular y Parlamento de Canarias , en las que AHI perdió su hegemonía.

Pablo Rodríguez se encuentra en un escenario adverso fruto de la división interna de AHI,que abre la posibilidad que se repita lo ocurrido en abril , y que una parte del electorado nacionalista no le vote, o lo que es peor, que el voto vaya a Esther Carmona.

El reto al que se enfrenta Rodríguez a estas elecciones es que la base electoral de AHI no deje de votarle , o por lo menos que no vote a Carmona y que recoja el voto de las formaciones que no concurren a la cita como son el caso de Nueva Canarias (NV) y Unión Frontera (UF).

-------

alejandro

Alejandro Casañas es Integrador Social, cursa 4º de Ciencias Políticas, realiza prácticas formativas y colabora en GMº.

Banner Don Din pie