Redacción/Un proyecto puesto en marcha por la Fundación Global Nature y Ecoembes con la colaboración del Cabildo de El Hierro, a través de su área de Medio Ambiente, Residuos y Reciclaje, y la implicación de los colegios de El Hierro.

Crear huerto con sus propias manos, ver cómo se pueden usar elementos como botellas de plástico en el proceso y poder comer lo que se ha plantado. Es lo que han hecho cerca de 500 estudiantes de El Hierro durante este curso gracias a la actividad bautizada como Huertos de biodiversidad que les ha enseñado conceptos como la economía circular, el reciclaje y la sostenibilidad. La comunidad educativa se ha implicado en la creación y mantenimiento de estas plantaciones que Fundación Global Nature (FGN) y Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases, han puesto en marcha durante este curso que acaba. Y ha sido gracias a la colaboración del Cabildo de El Hierro y la implicación de los colegios que apoyan esta línea de trabajo que, además, tiene como objetivo ayudar a recuperar la biodiversidad agrícola en la comunidad. 

Este proyecto se ha llevado a cabo en territorios incluidos en la (toda la isla es Reserva de la Biosfera) Red Natura 2000, en los tres municipios de la isla. Concretamente en el C.E.I.P de Valverde,  Tigaday (La Frontera) y Taibique (El Pinar de El Hierro). 

“Hemos hecho talleres de reciclaje de botellas trasformados en sistemas de riego por goteo auxiliares y también cartelería con restos de madera procedentes de construcción de una casa” detalla Beatriz Oliver, técnico de la Fundación Global Nature (FGN) y responsable del desarrollo de estas actividades en este curso escolar en El Hierro. “Ha sido una experiencia muy gratificante y enriquecedora, tanto como divertida, ver cómo los estudiantes y docentes se implicaban en la creación del huerto, semillas autóctonas, mantenimiento, entre otras cosas. A los niños les encanta trabajar el huerto y para mí es un orgullo transmitir los valores que representa este proyecto”. Otra actividad destacable ha sido el montaje e instalación de un cobertizo para las herramientas y utensilios del huerto en el colegio CEIP Tigaday, en Frontera.

Unos 500 estudiantes, de edades comprendidas entre los 3 años y los 11 años, han trabajado en tres huertos de biodiversidad de nueva creación. En cada centro, monitores especializados han formado a alumnos en el conocimiento de los alimentos locales y su cultivo, hábitos nutricionales saludables y modelos de economía circular. 

A través de esta iniciativa se busca recuperar algunas variedades agrícolas de la isla que se han perdido en los últimos años, a la vez que se conciencia sobre cultivos respetuosos con el medio ambiente con apuestas como el reciclaje de los residuos que se generan.

Algunas de las especies cultivadas que se han recuperado son judías, ajo, arvejas, habas, ajo porro y lechuga de la isla, con semillas cedidas por el Centro de Conservación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife (CCBAT), que posee un banco de semillas en El Hierro. Al mismo tiempo se han puesto las bases para la Red de Semillas de El Hierro, con las aportaciones del CCBAT y de aquellas personas interesadas que posean semillas locales. Gracias a esto, se podrá disponer de semillas propias de la isla para su reproducción y cultivo. Además, con esta información se ha creado una guía con fichas de algunas variedades autóctonas significativas, disponible en la página web de la FGN.

Hasta ahora, el proyecto se ha centrado en crear los huertos y el siguiente curso se centrarán en el mantenimiento y en el emprendimiento.

Un elemento clave de la iniciativa se centra en que los estudiantes hayan conocido las técnicas de cultivo ecológicas, asociando la idea de un cultivo respetuoso con el medio ambiente a través del reciclaje de los residuos que se generan. Con este fin, se han realizado talleres para equipar los huertos con materiales reciclados y para el compostaje de residuos orgánicos de procedencia doméstica, enseñando a reciclar correctamente en los contenedores amarillo (envases de plástico, latas y briks) y azul (envases de papel y cartón) y sensibilizando a los alumnos y sus familias sobre la importancia de hacerlo.

El personal de la FGN ha guiado y supervisado a los alumnos a lo largo del proceso de cultivo y en lo posible los estudiantes han podido degustar los productos cultivados por ellos mismos y aprenderán recetas tradicionales para su elaboración.  Como es el ejemplo del C.E.I.P. Tigaday donde se han aprovechado las lechugas cultivadas en el huerto para el comedor escolar, y en Frontera donde dispondrán de una buena cosecha de cebollas antes de final de curso.

El proyecto, que cuenta con el apoyo del Cabildo de El Hierro, con la colaboración de otras redes de huertos ecológicos, organismos oficiales, asociaciones de Canarias y del resto de España para la recuperación de semillas, la mejora de activa de sus variedades y el intercambio de semillas, conocimientos y experiencias.

Ferreteria El Cabo Pie