Los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de diversas actuaciones humorísticas y musicales, así como de una representación teatral

Redacción/El Centro de Día de Valverde fue el anfitrión de unos 250 mayores llegados de toda la Isla pertenecientes a las asociaciones de mayores Lagartos de Salmor de Frontera, Piñera de El Pinar y de San José de Isora, para disfrutar del Festival del Mayor, una iniciativa del Gobierno de Canarias para combatir la soledad.

Al acto, que comenzó a las 11 de la mañana, asistieron la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido, el consejero del Cabildo, Francisco Acosta Padrón y la directora general de Políticas Sociales, Reyes Henríquez.

Valido se dirigió a los presentes para transmitirles que lo que "buscamos con esta actividad es la sonrisa, la diversión de nuestros mayores; por eso, el festival tendrá como protagonistas la música y sobre todo el humor, que son herramientas que favorecen el envejecimiento activo, algo clave para prevenir la dependencia".

El programa del Festival del mayor incluyó la actuación de Pepe Benavente, el humorista Juanito Panchín, el grupo de baile del Centro de Día de Valverde y la obra teatral Casamos a la niña, a cargo de un grupo de voluntarios de Cruz Roja. El objetivo de esta gran jornada es crear espacios en los que las personas mayores puedan conocer a otras personas y compartir tiempo y espacio con ellas, y todo en un ambiente lúdico.

Según los últimos datos, El Hierro es la isla más envejecida de Canarias con un porcentaje que alcanza 20,26% y que llegará al 21,19% en 2019, de ahí que en este año, el Gobierno haya hecho una clara apuesta por introducir en sus políticas programas para combatir la soledad en las personas mayores “teniendo en cuenta que la población en Canarias en 2027 alcanzará la cifra más alta de personas mayores, y que supondrá el 19 por ciento de la población canaria, es decir, algo más de 420.000 personas, por lo que desarrollar espacios de encuentros supone una actividad lúdica más en las que, a través del humor, se cuenta con una herramienta que favorece el envejecimiento activo”.

La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda explicó que “hay estudios que indican que la soledad no solo es un problema de infelicidad, sino que influye en la salud y en la situación de dependencia".

En este sentido, las subvenciones para el presente año han introducido dos líneas de actuación: la primera, novedosa y dotada con 1.000.000 de euros, tiene como objetivo la puesta en marcha de equipos itinerantes de atención domiciliaria compuestos por profesionales de lo social, como pueden ser trabajadores sociales, educadores sociales o especialistas en geriatría para que visiten a los mayores y les animen y conecten con las actividades que se realizan desde los centros de mayores de día y ocio. Se trata de un programa que aúna el objetivo de evitar la soledad en las personas mayores así como prevenir situaciones de dependencia.

La segunda línea, a la que se ha destinado 550.000 euros, se ha dispuesto para la realización de proyectos que fomenten la igualdad y la dignidad avanzando en el compromiso de garantizar el buen trato a las personas mayores, promover mecanismos de formación permanente, prevenir situaciones futuras de dependencia e impulsar programas de voluntariado que propicien los vínculos sociales.

Banner veterinaria pie