GMº/El presidente del Cabildo y del Consejo de Aguas de El Hierro, Alpidio Armas, ha asistido hoy a la puesta en marcha de esta primera desaladora, de las tres que constituyen el dispositivo de emergencia para la producción de agua de riego en la zona del Valle de El Golfo, en La Frontera, con el fin de palear los efectos derivados de la falta de precipitaciones en la Isa y el retraso en la ejecución de las obras de la balsa de riego del Valle de El Golfo. La medida pretende resolver la emergencia hídrica de esta zona en la que se desarrollan cultivos de piña tropical, plátano y frutales.

El presiente insular tuvo la oportunidad de visitar junto al Gerente y técnicos del Consejo Insular de Aguas, además de los técnicos de la empresa Canaragua, que está llevando a cabo los sondeos y la dotación, instalación y puesta en marcha de estas desaladoras, las obras y ejecución de los trabajos que se realizan en la finca de Los Palmeros en La Frontera. 

En estos momentos se está adecuando la segunda desaladora, a la espera de ser anclada a la zapata de hormigón, y en el transcurso de la semana llegará la tercera unidad. Todas ellas, según las previsiones de los técnicos, producirán unos 3.200 metros cúbicos diarios de agua desalada.

Parma

Armas reconoció a técnicos y personal del Consejo Insular de Aguas y a la empresa encargada de la puesta en funcionamiento en El Hierro de estos dispositivos móviles la agilidad en su instalación, “máxime teniendo en cuenta las limitaciones derivadas de la insularidad tanto en el traslado de las desaladoras como en la limitación de los medios técnicos necesarios, muchos de ellos transportados de manera urgente”.

De manera paralela se trabaja en lograr los caudales necesarios de agua marina suficientes para cubrir la demanda de trabajo de las tres desaladoras, y con ello en rentabilizar la máxima producción de agua potable, informó el presidente herreño.